Registro

Artículos Destacados

Novelas Varias

Kid Crimson

Nuevos Ciudadanos

  • lemaun
  • Antaby
  • Jotamonte
  • walker93
  • klansaque

Historias de Kid Crimson

Capítulo 1

-Tú no estás al mando aquí. -Esa frase se había dicho unas ocho veces en los dos últimos minutos como si yo no la hubiera oído bien la primera vez. En cada ocasión la habían recalcado apretando el cañón de la pistola contra la parte posterior de mi cabeza. Se estaba volviendo un poco cansino.

La mayoría de los clientes del bar se encaminaron discretamente hacia la puerta cuando los dos genios se me echaron encima y me arrebataron el arma. Algunos incluso se habían llevado sus bebidas dando por sentado que lo que fuera que no iban a ver probablemente no llevaría mucho tiempo.

Yo ni siquiera había podido verlos bien. Dos minutos y medio antes me estaba poniendo cómodo, dispuesto a tomarme un buen trago. Había sido un mes muy largo, quitarme de encima ese cazarrecompensas de Garron había sido más difícil de lo que pensaba. La próxima vez, realmente, me ahorraré las molestias de colarme en su nave y arrancarle su Navicomp, y me limitaré a pegarle un tiro.

Otro empujón con la pistola contra la parte posterior de mi cabeza - ¿Me estás escuchando, Salassi?

-En realidad no, lo siento. ¿Podrías repetir la última parte? -Estampó la culata de su pistola contra mi cabeza. Caí al suelo y rodé sobre mi costado consiguiendo ver bien por primera vez a mis atacantes.

Uno era más alto y corpulento pero tenía los temblores de un enganchado al SLAM, mientras que el de lanbsp;pistola era delgado, nervioso, y resollaba como si le costara respirar. No los reconocí y eso era lo que más me preocupaba. Siempre ayuda saber por qué alguien está intentando machacarte a golpes.

-¿Te piensas que esto es un juego? ¿Eh? -dijo el señor Resuellos agitando la pistola ante mi cara.

-Tú no estás al mando, Salassi -añadió el Cabeza de Chorlito grande-. Tarsis dijo que ahora eres todo suyo.

Oh. Genevol Tarsis era, o es (mejor que no adelante acontecimientos) un hombre de negocios. A ojos del público, un orgulloso Ciudadano y empresario que dirige varias geo-corporaciones, pero fuera de los círculos legales dirige una extensa red de tráfico de armas. Se las compra o vende a cualquier civilización del universo. Yo había cogido hace un mes un cargamento de armas Xi’An pero había tenido que deshacerme de él para evitar ser fichado por la Ley. Después de eso me entretuve con todo el asunto del cazarrecompensas. Probablemente debería haberle hecho saber que su mercancía estaba flotando por el espacio.

-Dijo que tendrías que expiar tus faltas -decía Resuellos antes de interrumpirse por los espasmos de un ataque de tos.

-De acuerdo -contesté levantándome y tomando un sorbo de mi bebida. Resuellos siguió apuntándome con el arma mientras Cabeza de Chorlito esperaba una excusa para empezar a hacer volar esos enormes puños suyos. Yo me palpé el cráneo. La cabeza me daba vueltas, pero no parecía que sangrara.

-Está bien. Esto es lo que vamos a hacer -dije recostándome contra mi taburete.

-Cállate, Salassi, tú no estás al mando… -farfulló Cabeza de Chorlito dando un paso adelante, colocándose entre Resuellos y yo. Entre la pistola y yo...

Hundí la hoja en su pecho unas seis pulgadas. Cuando son así de estúpidos casi ni parece justo. ¿Quieren darle una paliza a un tipo y ni siquiera lo cachean por si lleva armas adicionales? Los matones así de tontos tienen una fecha de caducidad muy corta. Tarsis debería darme las gracias por subir el nivel de su plantilla de empleados.

Los ojos de Cabeza de Chorlito se abrieron de par en par. Sus dedos se aferraron a mi garganta y apretaron. Le saqué el cuchillo y le apuñalé de nuevo. Resuellos perdió los nervios y soltó un disparo. Haciéndome el favor de dispararle a su amigo en la espalda. Los dedos se aflojaron. Me eché hacia atrás, agarré el taburete y lo arrojé contra Resuellos. Le dio directamente en la mandíbula, haciéndole caer inconsciente en una dirección mientras su arma salía volando hacia otra.

Cabeza de Chorlito cayó de rodillas mientras yo me liberaba de sus dedos. Agarré a Resuellos por la garganta y le di una bofetada para despertarlo. Apoyé la punta de mi cuchilla vanduul en su garganta.

-Como estaba diciendo… Sé que yo soy el que ha incumplido su parte del trato, así que dile a Tarsis que corregiré mi error. Pero…-apreté el cuchillo contra su garganta- si llego a ver a uno más de sus lacayos, voy a sacarles las tripas lentamente. Y eso parecerá piadoso cuando yo vaya a por él. ¿Comprendido?

Resuellos gorgoteó demasiado aterrorizado como para apartarse de la hoja. Respiraba sin problemas por primera vez.

-Bien -lo solté y recuperé mi pistola-. Puede que quieras llevar a tu amigo a un medicentro.

Uno de los clientes del bar asomó la cabeza por la puerta. Dio un rápido vistazo a la sala.

-¿Habéis acabado ya?

-Sí, está todo aclarado - Los clientes empezaron a volver a sus asientos pasando por encima de los dos matones en el suelo. Le dí un último trago a mi bebida y me dirigí hacia la puerta.

Salí al Tramo. El ruido de esa calle principal masivamente superpoblaba me golpeó como una ola. Hacía tiempo, todas esas Orbitales servían como áreas de descanso para el personal de los equipos de terraformación en los sistemas, pero ahora son un refugio para degenerados, estraperlistas, y fugitivos. Mi gente. Cuán bajo han caído. Supongo que la gente podría decir lo mismo de mí… pero no se lo aconsejaría.

De vuelta al trabajo. Tengo que encontrar una forma de reunir algo de dinero. Rápidamente.

CONTINUARÁ. . .

Traducción: Vendaval