Registro
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: La Forja del Destino [Relato/Ficha]

La Forja del Destino [Relato/Ficha] 5 años 2 meses ago #102968

  • Rhune
  • Avatar de Rhune
  • DESCONECTADO
  • Navegador Experto
  • Mensajes: 140
  • Gracias recibidas 41









El espacio, el universo, ese vasto lugar de infinitas posibilidades. Esa era la idea de la humanidad, su sueño y con ella, la de mi familia.El rugido de los motores, el olor del combustible, el brillar del metal reflejando la pálida luz de las estrellas y el titilar de las luces de neón, la negrura del exterior. Todo tiene un comienzo, el mío fue hace ya cerca de treinta años, sin embargo, yo tan sólo era un punto de inflexión en un gran conjunto que no podía abarcar, no todavía.


Provenimos de un sistema nacido de un aventurero, de un pionero, el primer explorador del espacio.El que abrió las puertas de las posibilidades y el horizonte a la humanidad. Y ese espíritu está en nosotros, está en mí. Los recuerdos regresan, frescos y vivos como el primer día, son huellas que quedan dentro, en el corazón y en el alma, pero sólo son más motivos para seguir adelante e intentar ver más allá, forzar los límites. El bullicio de la ciudad a mi alrededor se diluye y surgen las imágenes, las sensaciones...


Sangre...


Disparos...


Muerte...


Confusión...


Gritos...


Miedo...


Vanduul....




-Cubrid la brecha!...a las tres!, pájaros a las tres! abrid fuegoo!


-Mayday Mayday Mayday me han alcanzado..a.ggg...!



Explosiones...


-Morid malditos...morid...ala tres, conmigo!


Fuego...



-Por el imperio!....


En la frenética lucha, el pequeño destacamento de la armada lucha contra la incursión vanduul, la cruel raza que lleva azotando a la humanidad desde hacía décadas. Asomaba una vez en busca de sangre, muerte, destrucción a su paso, insaciable. Entre los restos de chatarra espacial, naves destrozadas, disparos y persecuciones, cinco naves llenas de aterrorizados colonos intentaba llegar al punto de salto y salir de aquél infierno. Los capitanes y su tripulación se movían frenéticos, pálidos, sudorosos, con un ojo más allá. Con los impulsores a toda potencia rugían feroces, protestando al ser forzados, ajenos a la urgencia de los ocupantes de la nave.


-Vienen!..vienneeen...!


Los gritos aterrorizados se sucedieron como una cacofonía del infierno. Las pocas torretas defensivas disparaban febrilmente tratando de derribar a los atacantes. Estos por su parte, maniobraron y zumbaron alrededor como buitres ante la carroña....


Un destello, un rugido...una explosión...el silencio...



Hester Garrison observó como la nave de su izquierda, con todos los colonos dentro, estallaba en varias explosiones frente a la acometida vanduul. La Armada estaba ahí de casualidad y sufría igualmente lo suyo, tratando de evitar lo peor. Negó con la cabeza mientras trataba de alcanzar su preciada meta. Su carga era la más valiosa para él y haría lo imposible...


-Señor...viran hacía nosotros, la Armada de la UEE no puede repelerlos...


-Mantén el rumbo fijo


-Pero..


-Haz lo que te digo!



Hester apenas gritaba, lo que conmocionó aún más a los que le rodeaban, apretó las mandíbulas con fuerza, sus ojos se aceraron. Sus manos se crisparon en una barandilla del puente de mando. Buscaba...esperaba...., otra sacudida, otra explosión, cerró los ojos en un silencioso lamento por aquellas almas, los abrió de golpe.


-Vira a estribor, reduce motores, hacía allí...luego vira a babor y motores a máxima potencia..rápido!


La estructura de la nave vibró y se quejó, estremeciendose por el maltrato que estaba recibiendo. Sin embargo, los vanduul por un momento parecieron dubitativos. Pero finalmente se decidieron...




Parpadeó y abrió los ojos, miró alrededor y saludó a Carlsen, sonrió a la guapa camarera y dio un trago a su cerveza. Revisó un mensaje en su mobiglass. Tecleó en respuesta, lo guardó recostándose contra el respaldo...




El molino chirriaba, necesitaba aceite, un mantenimiento. Lamentablemente, no había nadie. Los pasos de la solitaria figura atravesaron el asentamiento como otro soplo del viento que azotaba el lugar. Revisando edificio por edificio, no encontró a nadie, negando para sí, regresó a su nave, encendiendo los sistemas, puso en marcha los sistemas y despegó rumbo a las estrellas...siempre las estrellas. Su hogar, su mundo...


El viaje fue corto, en una estación orbital atracó, reuniendose con su contacto, pasándole los datos. Se encogió de hombros ante la mirada que éste le dedicó.


-Tu familia siempre ha sido de ayuda


-Ni lo menciones...te recuerdo el asalto pirata...


-Ains...allí casi no nacemos siquiera.


-Me marcho, me esperan.






(continuará..)







El administrador ha deshabilitado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Kailorn-Kree , noir024, Pirata Roberts
Moderadores: Adamanter, Sigs
Tiempo de carga de la página: 0.943 segundos