Registro
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: El espacio, la última frontera...

El espacio, la última frontera... 6 años 9 meses ago #17379

  • Kane
  • Avatar de Kane
  • DESCONECTADO
  • Navegador Dorado
  • Mensajes: 204
  • Gracias recibidas 45
Advertencia: Spoiler! [ Clic para expandir ]



- Por fin he conseguido comprarte... - Dice entre susurros un muchacho frente a una desvencijada Origin 325a. Se abre la puerta lateral, dejando caer una escalerilla acompañada de un chirrido algo desagradable pero que a sus ojos es pura música - Bueno, necesitas una mano de pintura, un poco de lubricante... pero aguantarás bien - Le susurra como si la nave fuera a responderle.

El chaval, que ronda los veintimuchos, viste un viejo mono de piloto que, sin duda, ha visto tiempos mejores y en el que se adivina, en el brazo derecho, el escudo del escuadrón 42. Lleva el pelo corto aunque algo desaliñado y algunas manchas de grasa tiñen su rostro lo que, junto a una barba de varios días, le hacen parecer casi un mendigo.

Pero nada más lejos de la realidad, aunque un vistazo a su cuenta bancaría no diría lo mismo, ya que acababa de adquirir una vieja y destartalada Origin 325a a la que bautizó con el nombre de "Heracles" en un depósito de segunda mano en el sector Kilian, concretamente en un pequeño astillero en el planeta de Gimbal. El precio fue un poco elevado, seguramente podría haber encontrado algo más barato, pero tras un pequeño vistazo se podría catalogar como "amor a primera vista" lo que sintió por la Heracles.

- Eh, Kane, dentro de 30 minutos tienes que haber dejado el hangar - Dice una voz desde el sistema de megafonía interior. El muchacho se asomó por el lateral de la nave y miró a una de las cámaras de vigilancia mientras levantaba el pulgar.

- Hora de ver qué tal funcionas - Dijo mientras se sentaba en la cabina y volvía a escuchar el chirrido de la escalerilla al replegarse.


Los dedos del muchacho volaron sobre los paneles laterales de la cabina, configurando la potencia de los motores, la riqueza en la mezcla del combustible, el sistema de sensores, incluso revisó el estado de las armas que disponía montadas. Todo parecía correcto, no había ninguna luz en rojo... <<Buena señal>> pensó.

- Control Gimbal, aquí Heracles código ID 75399, solicitando permiso para abandonar hangar 887

- Heracles, permiso concedido. Ruta de salida por vector 44, 175, 99 hasta .5 de distancia, luego vuelo libre. Buen viaje.

- Gracias control - Sentenció Kane cerrando las comunicaciones.

Los motores llevaban unos minutos encendidos para coger temperatura y, principalmente, para comprobar que no habría ningún susto de última hora. Con todos los sistemas en línea, Kane empujó con suavidad la palanca de propulsores horizontales y la Heracles se encaminó hacia la compuerta de metal que poco a poco iba abriéndose.

Mientas esperaba a poder abandonar el hangar, manipuló la consola de navegación para obtener la ruta hacia el planeta McArthur donde buscaría algún trabajo en las innumerables agencias de seguridad de la región. Con la inmensidad del espacio abriéndose ante él, empujó la palanca al máximo y sintió, por primera vez en mucho tiempo, cómo su cuerpo se estremecía con la aceleración de la nave.

Continuará...
Última Edición: 6 años 9 meses ago por Kane.
El administrador ha deshabilitado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Kailorn-Kree , Cesotar, Kamil

El espacio, la última frontera... 6 años 9 meses ago #17475

  • Kane
  • Avatar de Kane
  • DESCONECTADO
  • Navegador Dorado
  • Mensajes: 204
  • Gracias recibidas 45
CAPÍTULO 1

Siguiendo las instrucciones de control, Kane abandona el hangar 887 rumbo al planeta McArthur en busca de algún trabajo que engorde un poco su exigua cuenta de imperiales. Con la Heracles no es que tuviera muchas opciones, pero su experiencia pasada como militar le ayudaría a la hora de encontrar algún encargo como mercenario, cazarrecompensas o escolta. Por otro lado, una nave como la 325a siempre facilitaba la labor en este campo, ya que están pesadamente armadas y cuentan con una gran capacidad ofensiva y defensiva.

El viaje hasta McArthur sería largo, el Wei Tek VHT2-TR4 no era gran cosa, así que aprovecha el viaje para ir ojeando el listado de criminales en búsqueda y captura. La lista es enorme, así que se concentra en aquellos cuyos últimos registros se encuentran en las cercanías de MacArthur y la fecha no es muy distante. La lista se reduce a un par de individuos, uno acusado de contrabando por el que se paga por su captura vivo 1000 imperiales, y otro acusado de robo y asesinato de un comerciante por el que la UEE paga 2500 imperiales, vivo o muerto.


Sistema estelar Kilian

Ya en la órbita de McArthur se dirigió a una vieja estación comercial, bastante retirada y que sin duda sería el lugar ideal donde esconderse. Kane mantenía algunos amigos de cuando era militar, así que se dispuso a tirar de algunos hilos (y pagar algunos imperiales por la información) para intentar averiguar algo más sobre los sospechosos. Finalmente supo, gracias a que un viejo compañero que había abierto una cantina, llamada "Rough Will", en la estación había reconocido la foto del asesino, que el tipo en cuestión se alojaba en una pensión cercana.
FICHA SOSPECHOSO

Nombre: Allen S. Gwinned
Profesión: Desconocidas
Afiliaciones: Desconocidas
Ubicación: Planeta McArthur
Nave: Aurora MR
ID: 10047 - "Dark Void"
Cargos: Robo y asesinato
Recompensa: 2500 UEC

"Dark Void", Clase Aurora MR

Tras visitar la pensión y confirmar que allí no estaba, aunque tenía dos noches más pagadas lo que aseguraba que no planeaba salir pronto de la estación, Kane se encamina hacia uno de los tugurios cercanos con la esperanza de que allí le encontraría.

El antro no podía reunir más tópicos entre sus paredes. Es un local por el que apenas entra luz a través de las sucias cristaleras y que huele como si nunca hubieran abierto las puertas para ventilar. Hay algunas mesas desperdigadas por el salón aunque apenas un par de ellas están ocupadas por unos parroquianos que beben, entre susurros, unos líquidos de dudosa procedencia.

La barra atraviesa de lado a lado el fondo del local y un orondo camarero, sin mucha gana, pasea de un lado a otro con una grasienta bayeta que mueve con parsimonia intentando limpiar un viejo vaso de cristal. En un lado, de espaldas, se encuentra el tipo que estaba buscando Kane. Sentado con un chupito de algo marrón que agita lentamente mientras mira la holopantalla que emite un programa con unas chicas ligeras de ropa. Sin pensárselo mucho, el joven se acerca por la espalda sujetando con su diestra la pistola por si fuera necesario utilizarla.

- ¿Eres Allen S. Gwinedd? - Pregunta Kane al tiempo que posa su mano izquierda en el hombro del sospechoso.

Realmente no sabe muy bien qué pasó a continuación. El sospechoso se giró dándole un puñetazo en el mentón derecho, combinado con otro en el izquierdo y remata la faena con un gancho en la barbilla que hace que Kane se encuentre volando unos centímetros y aterrice encima de una mesa que destroza cayendo al suelo pesadamente. Al joven piloto le cuesta unos minutos recuperarse de la tunda que le acababa de dar el sospechoso, pero en cuanto es capaz sale corriendo hacia el hangar, está claro que su sospechoso escaparía cuanto antes de la estación.

Continuará...
Última Edición: 6 años 9 meses ago por Kane.
El administrador ha deshabilitado la escritura pública.
Los siguientes usuarios han agradecido: Kailorn-Kree
Moderadores: Adamanter, Sigs
Tiempo de carga de la página: 0.932 segundos